miércoles, 9 de octubre de 2013

errarum

Ya está en el horno. Ahora esperamos que la cocción no estropee el producto. Hablaremos de racionalidad limitada. De las formas en las que ésta es entendida y de su posible correspondencia con las formas externalistas de entender la cognición. La Nueva Economía Institucional y la Economía Evolutiva representan esas formas.

Aquellos que beben de Simon suelen tener muy trabajado el estudio de las formas organizativas. Suelen centrarse en las instituciones que regulan el funcionamiento económico y en las formas en la que las empresas se posicionan en los mercados. El amplio abanico de enfoques que comprenden estas escuelas entienden la racionalidad como una articulación, una palanca cognitiva que coordina y jerarquiza, ordena el entorno y lo explota. La medida de lo racional está, no en la posibilidad de optimizar sino en aquello que prevalece y se extiende debido a su efectividad, aunque este punto es ambiguo.
Nos distanciaremos de este tipo de propuestas conceptuales. Las valoramos en lo que se aproximan a otras formas de entender la cognición. Es positivo el trabajo que están realizando para entender cómo funcionan las organizaciones. Consideramos que hierran en lo normativo y que les falta amplitud de enfoque. Nos aproximaremos en lo que podamos a las formas de entender de Sen. Su racionalidad como necesitada de un proceso deliberativo y relativizador. Tener la posibilidad de modificar la propia posición, construir espacios que permitan que otros nos cuestionen, nos permite conjugar razones y considerarlas. Adicionalmente el énfasis de Amartya Sen en los cuerpos y lo que estos pueden nos ayuda en una doble tarea: la normativa por lo que nos proporciona de punto de referencia. El consecuencialismo --no sabemos de qué tipo- no nos desagrada a este respecto. En segundo lugar la referencia al cuerpo y lo que puede, su ser situado y relativo, nos ayuda también a aproximarnos al Enactive Approach to Cognition, o eso esperamos. Lo que se hace en relación al entorno, la cognición en movimiento como generadora de presencias y dimensiones.
Nuestra piedra de toque es el conocido fenómeno de la obesidad, epidemia de los pobres que viven en los mundos opulentos. Nos interesa por su contumacia, la ineficacia de los intentos paliativos y lo que consideramos desafortunadas formas de enfoque, consecuencia de errores respecto de dónde se fija la mirada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario