lunes, 29 de septiembre de 2014

el hedonismo y su representación

Resulta extraño el estudio de lo que significa K&T (1.979) y su repercusión. Lo que se intenta en ese artículo es más grande de lo que parece la primera vez que se lo lee. En él retoman un utilitarismo de fundamentos hedónicos: cuando sumergimos la mano en agua a 12º estando en un ambiente de 17, por ejemplo, nuestro cuerpo reacciona al contraste poniéndosenos la piel de gallina, los pelos se erizan y las pupilas se dilatan. Después de un minuto seguimos sintiendo frío pero ya no tanto. Si la temperatura del agua se eleva dos grados sentimos el agua templada junto con una sensación agradable. Alguien que de golpe introduzca su mano en agua a esos 14º la sentirá ligeramente desagradable.
La introducción de realismo psicológico en Economía no procede sólo del estudio de nuestras reacciones hedónicas. El hedonismo es importante porque la axiomática que lo representa incorpora las nociones de intensidad y valencia; los estímulos que provocan las reacciones hedónicas suelen ser separables y aditivos. La valoración subjetiva de esos estímulos suele corresponderse, si es representada, con una función cóncava (el doble de estímulo se corresponden con una reacción de menor intensidad: una lámpara que de repente proyecte el doble de luz en una habitación oscura no hace que veamos el doble mejor).
Estas propiedades hacen de la propuesta hedónica formulada en K&T (1.979) tremendamente atractiva a los economistas convencionales. Pero tiene sus límites. La integración de los resultados obtenidos a través de los cuestionarios formulados por K&T son válidos en ese campo de fuerzas, el de la reacción hedónica, que sin duda es muy importante para entender la conducta económica, pero que no es el único dominio motor de la conduta económica.
Los modelos tradicionales del s.XX no juegan a la hedónica, juegan a la preferencia revelada. Que es como jugar con lo que haya sin preguntarse por las causas. Introducir una causa en los modelos ignorando otras, otros motores, es lo que hace que el juego comportamentista tenga sus límites. Entenderlos es complicado pero entretenido.
Otra rama de la economía comportamentista tiene que ver con el procesado de información, las heurísticas y la distorsión de los juicios. Hablar de ella, del esquema dual que proponen K&T, es también complicado. Me atraganto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario