sábado, 10 de agosto de 2013

embody your thoughts

Aprovecho la entrada de este mes de agosto para recomendar los dos libros sobre los que estoy trabajando. El primero es 'Out of our heads' de Alva Noë. Es aparentemente sencillo. Es elegante. Autocontenido. Habla de cognición encarnada (mebodied), defiende un enfoque de la cognición que designa como «actual» (enactive). Me parece muy inteligente la forma que tiene de abordar aquello que es la mente, la evolución y la consciencia para los animales. Nosotros incluídos. Además utiliza conceptos fenomenológicos de una forma muy interesante: acceso, presencia, ilusión, virtual.

El segundo es 'Superzising the mind', de Andy Clark, uno de los proponentes del enfoque de la mente como extendida. He hablado bastante del concepto en el blog. El libro es más intrincado, recurre más a la terminología neurocientífica, es más exhaustivo en lo empírico que el de Noë. En él se encuentran cosas que no he encontrado en los artículos de Clark. Una buena secuencia argumentativa y muchos apuntes interesantes. En las partes en las que hace referencia más directa a resultados empíricos me cuesta. Aún no lo he terminado. Lo entiendo como una reformulación de lo que Noë llama intelectualismo, un Simon 2.0 en permanente fase beta. Un intelectualismo al encuentro del cuerpo y el mundo, de los conocimientos implícitos y no conscientes, de las estructuras informativas del mundo. Desde mi punto de vista le falta la perspectiva historia que Noë reclama como esencial para entender todas las ciencias de la vida: la biología y con ella los organismos y especies, la evolución de los mismos, sus formas y situación en el mundo, no son explicables si no se recurre a su historia.
Ambos libros están muy baratos de segunda mano por lo que sí, recomendaría su compra a toda persona interesada en este tipo de movidas.
Los desarrollos que parten de la cognición como extensa, encarnada y situada suponen un apartarse de los conceptos de la mente como computadora que han sido dominantes durante la segunda parte del siglo pasado. Los intentos de introducir mayor realismo psicológico en Economía han bebido de esa forma de entender la mente. ¿De qué forma afectan desarrollos como los de Noë a esos intentos realistas? Es quizás una pregunta demasiado genérica pero en ella nos hallamos embarcados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario