viernes, 24 de enero de 2014

Egonomics, de John Elster.

uno de los regalos de cumpleaños que he recibido este año es Egonomics, de John Elster. Es una especie de relato sobre el itinerario intelectual del economista noruego en el que se resalta su posicionamiento moral. En él desprecia "la charlatanería francesa" y ensalza el rigor metodológico, a veces excesivo, de los académicos sociales estadounidenses; se queda con el espíritu del concepto marxista de alienación -y nada más-, que hoy en día traduce por ofrecer la posibilidad a cada quien de realizarse con los demás.
Comenzó trabajando a Hegel y a Marx en su época francesa (1966-1974), después enseñó en Noruega para a finales de los setenta comenzar su etapa estadounidense. Es en el entorno norteamericano en donde confiesa sentirse a gusto, en contrarse a sí mismo en el individualismo metodológico que rinde toda explicación a la acción de preferencias, creencias, motivos psicológicos. Reclama la necesidad de entender los mecanismos cognitivos que condicionan nuestros razonamientos, los compromisos de los que nos valemos para sujetarnos y superar tentaciones emocionales. Parace ser que  para Elster su fase norteamericana significa la redención haber sucumbido a la tentación que supuso su etapa francesa, en Vincennes, facultad de la que fue profesor en los 70 pero de la que no habla, facultad que fue famosa por los excesos de los "maos-expontex" y otras gentes que meclaron habilmente psicoanálisis con substancias variadas.
Y ahí se detiene mi lectura. Ya había leído, para la tesis, algún artículo de John Elster y fragmentos de un libro pero nunca he acabado de pillarle el punto: no sé de qué va. Este libro es posible que me ayude. No sé todavía cómo valorarlo, me interesa pero no me posiciono. Me quedo con su idea de autorrealización con los demás como meta, con la búsqueda de encuentros que signifiquen formas de cumplimiento apropiadas. No me gusta el tono amargo que estoy encontrando en algunas partes de su reflexión pero no soy quien para juzgar lo que él ha vivido y ese tono representa esa experiencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario