miércoles, 6 de junio de 2012

G³ (de glimcher y más foresta: notas debitadas)


  • NOTA 1.
no puedo aquí evitar pensar entre el posible paralelo sobre la forma en la que se explica aquí aquello que es un (arco) reflejo y el diseño de experimentos en Economía Conductual. Cuando la economía estudia la toma de decisiones la economía conductual lo hace identificando los elementos que determinan esa elección: existe un conjunto de premios posibles conocidos de antemano, un espacio de elección que conduce a cada uno de esos premios, y una respuesta dada por el sujeto sobre el espacio. La economía de la conducta se encarga de estudiar las condiciones bajo las que esa respuesta no se adecua a la predicha por la teoría y se pregunta por qué. Sin embargo en la llamada Economía Experimental (V. Smith et al) la construcción es distinta: el objeto de estudio es la evolución de los procesos de elección, no la conducta de los agentes implicados.
Pero esa similitud es sólo aparente y un poco forzada. Existe otra similitud: el estudio de procesos no conscientes que establecen una planicie entre el hombre y el animal... aquello que se aparta de lo que sería una elección óptima (libre de pasiones y cálculos obtusos); así los objetos conductuales de estudio serían aquellos entorpecedores de optimalidad que deberían ser evitados (o aprovechados, no olvidemos los contratos y propagandas que se sirven de esas características conductuales como señuelos, no olvidemos a Taleb). En este sentido la Economía de la conducta es muy diferente del conductismo: la primera considera un subconjunto de elementos conductuales que afectan a la toma de decisiones, el segundo estudia todo aquello que concursa en la generación de respuestas orignidas por estímulos externos.
Por lo tanto existen dos formas en las que podemos considerar la similitud entre Economía de la conducta y conductismo psicológico (modalidad reflexología): una atendiendo a la similitud en la concepción de la actividad del sujeto (agente económico / sistema nervioso); la otra atendiendo al lugar que ocupa la conducta.

  • NOTA 2
 Graciosamente, como suele, Zizek nos habla de la libertad a la luz de esta clase de experimentos mentales. Lo hace a menudo, pero en este caso me refiero a una clase magistral del 2009 colgada recientemente en el youtube (20m30s). En esa parte se refiere a los científicos y filósofos que estudian la relación entre toma de decisiones y libertad; sobre todo en lo referido a la consciencia del momento de la decisión y su realización efectiva. A este respecto son famosos los experimentos de Benjamin Libet sobre toma de decisiones: demostró como la toma de la decisión se produce siempre un momento antes de que seamos conscientes de la misma. Debido a ello se cuestiona aquello que es la libertad y el papel de la conciencia; para que sirve algo que consiste en un registro de aquello que ya ha sido decidido. En este punto hace hincapié Zizek en un aspecto de la teoría desarrollada por Libet para la lectura de sus resultados, con regocijo para su parte más hegeliana, en la que dice que la libertad tiene un espacio conformado por la negatividad; sería una especie de bloqueo, de posibilidad de decir no a un proceso que ya está en marcha en nosotros. Yo creo que aquí el proceso consciente de reflexión juega un papel: hacemos cosas que rechazamos una vez ya hechas y que no sabemos por qué hemos hecho; ese proceso de reflexión es el que nos permite en el futuro corregir nuestras acciones cuando nos encontramos en proceso de volver a caer en aquello que detestamos en nosotros.

  • NOTA 3: (debitada)
(mañana más).

No hay comentarios:

Publicar un comentario