viernes, 3 de agosto de 2012

de visita en las antípodas

Incluso en el caso de que los aportes sean lo bastante costosos como para provocar un cáculo racional, sigue habiendo un conjunto de circunstancias en el cual la acción colectiva puede producirse sin que existan incentivos selectivos. Este conjunto de circunstancias se vuelve ecidente cuando pensamos en situaciones en las que sólo unos cuantos individuos o empresas se benefician de una acción colectiva. Supongamos que en un sector industrial determinado hau dos empresas de igual tamaño, y ninguna otra empresa puede entrar en dicho sector. Un precio más elevado del producto de tal industria beneficiará a ambas empresas y, asimismo, la legislación favorable al sector industrial en cuestión ayudará a las dos empresas. Un precio mayor y una legislación favorable, en consecuencia, son bienes colectivos para este sector industrial en situación de "oligopolio", aunque en el grupo sólo haya dos miembros que se beneficien de dichos bienes colectivos.

Mancur Olson, Jr. La lógica de la acción colectiva.



He comenzado a recibir los libros que había pedido a Iberobooks, ayer me llegó uno que tiene muy buena pinta: Between Reason and Experience.


No hay comentarios:

Publicar un comentario