miércoles, 11 de julio de 2012

en pelotas en el Polo

De una forma que desconozco se ha puesto de moda la apelación a la naivete ajena, apuntando a las debilidades de los discursos que uno no comparte. Al que primero escuche hacer énfasis en ella fue a Zizek, que si alguna virtud tiene es la de ser reiterativo. Pero no es sólo el esloveno, resulta muy frecuente leer en comentarios, en entradas de blogs y en cualquier discurso 'crítico' eso de lo naive. Interpreto que ello tiene que ver con el cinismo contemporaneo (un tema al que se ha hecho abundante referencia); en una época cínica de lo peor que te pueden acusar es de ser inocente de algo; es mejor una culpa malvada, un escepticismo incrédulo que te permita mirar a los ojos de la gente... que cualquier resquicio de perfume incensario, cualquier creencia santificada.
Pero parece que es inescapable algún tipo de inocencia, caer en alguna santurronería, o transferir la inocencia de la que no somos capaces de forma consciente a otros que creen por nosotros.
Existen inocencias preocupantes. Como la de muchos ecologistas. Atendí a una conferencia de MediaLab Prado en la que la sensatez de los dos viejos que más intervinieron contrastaba con la peligrosa inocencia de dos de los jovenzuelos que presentaban. Eran todos ingenieros de algo, hablaban de energía; los dos viejos se hacían preguntas preocupantes sobre la sostenibilidad de algo que pende de un hilo. La dependencia fósil hace que cualquier carencia inesperada tumbe el sistema. Los de MediaLab proponen no sé qué de lo local, las renovables, la soberanía alimentaria, el cultivo ecológico, etc. PERO... ¿se dan cuenta de que 'dependencia de los combustibles fósiles', 'sostenibilidad' significa que moriría (mucha) gente de hambre de aplicarse de forma radical las medidas que propugnan? Un parón en la producción o un encarecimiento súbito nos dejaría en pelotas en el Polo. O quizás sean conscientes de ello y les da igual (uno en un momento habla de la 'hipótesis gaia' y de que Gaia está reaccionando... como si albergara alguna oscura venganza contra nosotros, que formamos parte de ella).
Lo cual no obsta para que pueda expresar mi total simpatía por la gente del MediaLab. Como dice uno de los viejunos que habla no hay que pensar en términos de 'casa rural ecológica' (hay miles de modelos de casas rurales ecológicas integradas) sino en términos de manzana, barrio, ciudad: sólo ahí nosotros somos posibles.

No hay comentarios:

Publicar un comentario