jueves, 12 de julio de 2012

inocencia y política

Sigo dándole vueltas a lo de la 'naïvete', el cinismo, y todas esas formas contemporáneas de posicionamiento respecto de la creencia. Y en torno al 15M. Nunca he formado parte del movimiento ni me he sentido identificado con ellos. He participado de colectivos sociales y frecuentado esos ambientes desde que estaba en la universidad (hace ya más de diez años) y el modo en el que trabajamos lo colectivo era mediante asambleas que decidían sobre el funcionamiento del grupo; el reparto de tareas, la implicación, las discusiones, la pesadez de las asambleas que no llegaban nunca a nada concreto o a componendas insatisfactorias, los personalismos... todos ellos me los conozco.
En estos momentos no formo parte de nada de eso; cuando surgió el 15M sí que estaba en uno que podríamos denominar 'local alternative media'... y me acuerdo cuando entrevistamos a unos representantes del 15M aquí en mi ciudad. Todos estábamos flipados, llavábamos más de diez años trabajando por hacer las cosas de otra forma sin apenas repercusión y de repente unos chavalitos se montan unas asambleas en una plaza y lo cambian todo. Nos sentimos viejos todos de golpe. Y nos sorprendió especialmente eso: su inocencia política. La de todos ellos. Muchos de ellos era gente que habían vivido la burbuja desde una falta de conciencia crítica absoluta y que una vez que explotó leyeron un libro, se indignaron, y a través de twiter se volvieron legión. Algun@s amig@s fueron a las asambleas, discutieron allí sobre feminismo, ecología, etc, y la respuesta que se les dio fue que no querían politizar el movimiento, sólo exigir más democracía. (!!!!!!!)
Nosotros -la auténtica izquierda local- no fuimos los únicos sorprendidos.
Y lo que me gusta de la gente que está detrás de DREMEN, de los que ya hablé el otro día es precisamente eso: representan ese espíritu del 15M, de hecho puedo confirmarlo después de variadas pesquisas internéticas: esa gente esataba en el 15M antes del 15M. En twiter y todas esas moderneces.
Escuchémoslos una vez más, con la boca abierta por la incredulidad... porque son capaces en una canción de pedir la guillotina para los políticos, o de desear que se practique el medievo con el culo de los baqueros para acto seguido predicar amor y paz, más democracia y pan para el hambriento. Son capaces de generar productos de calidad desde su propio barrio, que reivindican, pero al mismo tiempo cuando pueden se escapan a Londres con un vuelo barato a visitar a un amigo que trabaja allí. Talking about their generation. Supongo que me estoy haciendo mayor.
Unos ejemplos de lo expuesto mediante las llamadas 'so simple sessions'; una forma que tienen estos chicos de expandir el proyecto DREMEN, de darle valor, con un mínimo coste:

No hay comentarios:

Publicar un comentario