martes, 29 de mayo de 2012

G³ (Glimcher intro)


comenzamos con estas palabras la anunciada excursión por el segundo de los elementos que componen G³... {...; Glimcher;...} [aquí bio + publicaciones grupo de investigación]. Es el cuerpo como maquinita de engranajes lo que se nos presenta Glimcher en "Decisions, Uncertainty, and the Brain", con el subtítulo de "The Science of Neuroeconomics". Me llama la atención que algunos de los economistas que están intentando la traducción conceptual de un enfoque tan novedoso y radical (estoy pensando en tí, Don ross) lo hagan para no modificar en absoluto nada de lo que la Economía Neoclásica (y aledaños) tiene que decirnos. De hecho el mensaje final es bastante curioso: los desarrollos teóricos de la ciencia económica (la micro sobre todo, pero también cierta concepción de la macro) han venido a ser una especie de intuición a priori de aquello que los neurocientíficos están descubriendo que es nuestro cerebro. El cerebro evalúa (inconscientemente) las acciones con respecto a lo que resulta de las consecuencias (en términos hedónicos). El cerebro sería una máquina de calcular sirviéndose de los fieles que suponen el placer y el dolor. Este tipo de desarrollos están principalmente presentes en la obra de Don Ross, que veremos en futuros episodios, ahora nos centraremos en el libro antes citado de Glimcher. Una buena parte del libro se detiene sobre la evolución del conductismo, el concepto de «reflejo» y la explicación bastante repulsiva para este que escribe de experimentos con animales. La reflexología (corriente psicológica encuadrada en el conductismo) ha tenido sus altos y bajos, sus críticas y matizaciones desde hace ya más de un siglo. La tésis fundamental de Glimcher en el libro que nos ocupa es que pese a los complicados modelos empleados por los científicos estudian el funcionamineto cerebral, pese a que no existe neurobiólogo profesional que trabaje con modelos reflexológicos (todos incorporan mecanismos extra-reflejos como los osciladores, modos de organización jerárquica, y la reaferencia «reafference»), en la práctica la mayor parte de los neurobiólogos cuando piensa sobre cómo el sistema nervioso produce determinadas conductas las ideas reflexológicas están profundamente inscritas en los modelos explicativos usados para describir esos fenómenos.


  • Un reflejo.
Sherrington fue el pionero en este tipo de consideraciones conductistas. Glimcher recurre a él para la definición de aquello que es un felejo: "A 'reflex' can be diagrammatized as an animal reacting to a 'field' containning it. Animal and field are of one category,... they are machines which interact --a point taken by Descartes."
Seríamos marionetas movidas por estímulos que proceden de un entorno determinado. El concepto de «reflejo» introduce tres estructuras separadas: un órgano efector (por ejemplo células musculares); un patrón de conducción nervioso o conductor; un órgano iniciador o receptor en el que la reacción comienza. Son estudiadas las reacciones del conductor, o cuando menos dos células nerviosas, una conectada con el el receptor y la otra con el efector. Glimcher incluirá el receptor como parte del sistema nervioso realizando la misma consideración para el resto de la estructura encadenada conocida como arco reflejo (receptor, conductor y efector).
El arco reflejo es el mecanismo conjunto del sistema nervioso cuando el sistema es considerado en su función integradora. La unidad de reacción en cuanto a su integración nerviosa es el reflejo, siendo todo reflejo una reacción integradora mientras que no existe acción nerviosa de tipo reflejo que constituya un acto completo de integración. [viene en "Decisions, uncertainty,..." p. 61]

No hay comentarios:

Publicar un comentario