sábado, 21 de abril de 2012

el bien superior

en tiempos del camarada Stalin, nos dice Zizek, existía la creencia de que en algún momento futuro todo tendría sentido; es decir, los actos que nos veíamos obligados a realizar hoy, aún en contra de la propia voluntad, las purgas, (auto)inculpaciones, sacrifcios... Una vez alcanzado determinado estadio todo habría valido da pena.

Esta es una de las formas en las que funciona la creencia: como palanca. Para este tipo de ejercicio debe haber una estructura simbólica (una ideología) que nos permita realizar una lectura integradora de lo que sucede, que dé una respuesta apaciguadora contra los dolores presentes que se nos imponen.

No hay comentarios:

Publicar un comentario